La prosodia hablando con niños/as

prosodia en lenguaje infantil

Los niños/as escuchan a los adultos hablarles de un modo que está “impregnado en musicalidad”, ya que en el lenguaje oral dirigido a los niños/as se aumenta el tono, se disminuye la velocidad, los trocitos de frases son más cortos, más repetitivos y están mejor definidos los contornos melódicos (se incide más cuando es una pregunta, una exclamación, cuando tenemos una duda, algo nos sorprende…) que cuando hablamos con adultos. Los investigadores sugieren que la función más importante de esta peculiar forma de hablar a los niños/as es crear y mantener vínculos emocionales con los peques. Este lenguaje se emplea para generar un afecto positivo. Podríamos decir que la prosodia es la música del lenguaje.

Con tales características, el habla dirigida a los niños/as, al igual que la música, toca las redes cerebrales implicadas en las emociones y en las recompensas. Este aprendizaje emocional parece influenciar la motivación de los niños/as para comunicarse, y puede explicar la gran disposición que tienen los niños/as por hablar.

Así, la prosodia es una característica específicamente relevante en el lenguaje que empleamos para hablar con los más pequeños. La evidencia neurofisiológica sugiere que el procesamiento de las características prosódicas está más profundamente integrado, en términos evolutivos, que el análisis sintáctico y semántico.

Después, vendrá la lectura…

Lawson, Kit (2012). The real power of parental reading aloud: exploring the affective and attentional dimensions. Australian Journal of Education, 56, 257-272. Accesible en http://research.acer.edu.au/aje/vol56/iss3/4

Deja un comentario